BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Escrito por Mons. João Scognamiglio Clá Dias, E.P. el 16 Julio 2017
La palabra de Jesús es viva y eficaz
Con todo propósito, Dios lanza abundantemente en nuestras almas la semilla de su palabra. Nos corresponde a nosotros hacerla fructificar para mayor gloria del Creador.

carmen1En la madrugada del día 16 de julio de 1251 Nuestra Señora se apareció al santo carmelita inglés, Simón Stock y le entregó el milagroso Escapulario del Carmen.

San Simón Stock era, por aquel entonces, Superior General de la Orden del Carmen. Se encontraba en una situación de mucha aflicción, ya que su Orden pasaba por dificultades muy serias, pues era despreciada, perseguida e incluso se veía amenazada con extinguirse.

Hombre de fe viva, San Simón no cesaba de implorar socorro a la Santísima Virgen y también le pedía una señal sensible de que sería atendido.

Histórico sobre el Origen y Privilegios del Escapulario

Introducción

En las apariciones de Nuestra Señora de Fátima están contenidas las dos principales devociones marianas que resistieron a la dura prueba del tiempo: la del Rosario y la del Escapulario. Dadas a los hombres en la Edad Media, nos traen ambos privilegios inestimables relacionados con la perseverancia, la salvación del alma y la conversión del mundo. Siempre han sido importantes y actuales, pero con las revelaciones de Fátima estas devociones se hacen aún más necesarias y urgentes.