BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Arzobispo greco católico ucraniano recuerda que el progreso técnico no conduce a la felicidad

el . .

Arzobispo greco católico ucraniano recuerda que el progreso técnico no conduce a la felicidad

South Bend (Jueves, 14-11-2019, Gaudium Press) Mons. Borys Gudziak, Archieparca católico ucraniano de Filadelfia y Metropolitano de la Iglesia Greco Católica Ucraniana en los Estados Unidos, fue invitado como uno de los principales ponentes del Congreso de Otoño del Centro de Ética y Cultura de Notre Dame, que en su edición número 21 reflexionó sobre el tema "Los he llamado amigos".

En su conferencia, el prelado reconoció aspectos positivos de los tiempos actuales, pero alertó que "sin embargo, los tiempos no son tan buenos. De hecho, son similares a lo que era en 1914 cuando el mundo occidental estaba convencido de que el progreso nos llevaría a una gran felicidad. Entonces comenzaron las masacres. Guerras mundiales. Los genocidios". Una de las señales de un engañoso bienestar es el estado de soledad y depresión de muchos ciudadanos americanos y la grave crisis de opioides que ha cobrado numerosas víctimas en el país.

La necesidad de relaciones reales y el fomento de la amistad es una prioridad social para la actualidad. "Es importante centrarse en la amistad porque ninguna cantidad de bienestar material, educativo, tecnológico e industrial puede compensar las relaciones a las que estamos llamados". La experiencia del prelado en la persecución de la Unión Soviética es la de una vasta población que fue llevada a la desconfianza mutua por la vigilancia del Estado, pero en la que floreció una pequeña comunidad de sobrevivientes. "(La) Iglesia Católica Griega de Ucrania, que tenía alrededor de 4 millones de miembros en 1939, con 3.000 sacerdotes, fue totalmente, en un nivel visible, liquidada", recordó. "En 1945-46, todos los obispos fueron arrestados, cientos de sacerdotes con sus familias fueron deportados a Siberia. La iglesia se volvió ilegal y siguió siendo la iglesia ilegal más grande del mundo durante 43 años hasta 1989. Y fue muy reducida. Para 1989 solo quedaban 300 sacerdotes. ¡Pero qué comunidad era! Forjada en ese fuego de persecución".

La Iglesia vivió otro tipo de amistad, ya que las condiciones de seguridad llevaban a sus miembros a desconocer incluso sus nombres. "Y, sin embargo, eran profundamente amigos de Cristo, y fue una relación increíble e intensa de aquellos en la clandestinidad", relató el Arzobispo. "La amistad no solo fue algo agradable, sino que costó profundamente ser un amigo de Cristo en un sistema ateo totalitario. Cuesta transmitir la fe a tus hijos. Pero los frutos son increíbles". Desde la recuperación de su libertad religiosa, la Iglesia Greco Católica Ucraniana ha superado las cifras de su florecimiento anterior, registrando más de cinco millones de fieles, tres mil sacerdotes y 800 seminaristas. "Creo que la historia de la Iglesia Católica Griega de Ucrania, su persecución, su vida subterránea, su supervivencia ... no es una filosofía, es una historia de fidelidad humana a Dios... la fidelidad de las personas concretas a Dios y entre sí".

Mons. Gudziak definió la amistad como "la escuela de la vida espiritual que refleja el don de la relación que tenemos, en virtud de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios. Dios es trino. Es personal y hay relación. Nosotros como personas estamos llamados a la relación. Estamos llamados a la amistad".

Con información de Catholic World Report.

 

Authors: Gaudiumpress Feed

Read more http://es.gaudiumpress.org/content/106162