BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Sábado, 20 Octubre 2012

X Encuentro del Apostolado del Oratorio en Portugal

El Santuario de Fátima acogió, el día 20 de octubre, el X Encuentro del Apostolado del Oratorio en Portugal, que todos los años atrae a este santuario mariano millares de participantes de la gran familia de los Heraldos del Evangelio.

El rezo del Rosario en la Capilla de las Apariciones marcó el inicio del Encuentro, juntamente con los entusiasmados y cordiales saludos del Obispo Emérito de Leiría-Fátima, D. Serafim Ferreira e Silva; y del Padre Pedro Paulo de Figueiredo, director de la Campaña “Mi Inmaculado Corazón Triunfará”.

Después del Rosario, rezado con gran fervor y emoción, la multitud se dirigió hacía la Basílica de la Santísima Trinidad, donde daría inicio la Santa Misa, presidida por D. Joaquim Mendes, Obispo auxiliar de Lisboa, y concelebrada por otros dieciocho sacerdotes.

Después de los saludos iniciales, fue leído un Mensaje de S.S. el Papa Benedicto XVI, con una bendición para todos los presentes, en el cual se lee: “Su Santidad el Papa Benedicto XVI desea enviar un saludo cordial a todos los participantes del Encuentro Nacional de las familias integrantes del Apostolado de los Heraldos del Evangelio, y exhortarles a crecer en la conciencia de que los cristianos por la gracia de Dios «se tornan templos del Espíritu Santo, piedras vivas con las cuales se construye la Iglesia», de tal manera que pueda reavivar el compromiso de transmitir a los demás esa saludable verdad, pues el «amor de Cristo que llena nuestros corazones nos impele a evangelizar».”

En su homilía, D. Joaquim Mendes, conclamó a los miembros de la “gran familia de los Heraldos del Evangelio”- casi diez mil personas allí presentes- a proseguir con redoblada Fe su misión evangelizadora: “Como María Santísima, que después de haber escuchado la palabra de Dios en la Encarnación, se puso en camino para servir a su prima Santa Isabel, así también los Heraldos, mediante la escucha y la obediencia de la Fe a la palabra divina, son llamados a ponerse en camino para servir a los hermanos, y llevarles a Cristo, como María, conduciendolos al encuentro con Él”.

El Encuentro terminó con una solemne procesión en dirección a la Capilla de las Apariciones, animada por cánticos marianos, fervorosamente acompañados por la numerosa multitud.

Las fotografías hablan por sí mismas y dan testimonio, una vez más, de la veracidad de las palabras de Nuestra Señora dirigidas a los tres pastorcitos: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe.”

(Fotos: Heraldos de Portugal)