Imprimir esta página
Viernes, 06 Abril 2012

Procesión del Cristo Yacente, de Becerra, en las Descalzas Reales de Madrid

La Sagrada Eucaristía, por especial privilegio, único en el mundo, fue expuesta el Viernes Santo a la adoración de los fieles y conducida por los Claustros del Monasterio de las Descalzas Reales en la procesión.

El Cristo Yacente, obra del escultor andaluz Gaspar Becerra, del Siglo XVI, da cobijo en su costado derecho a la Sagrada Forma. Un viril, decorado por una diadema de brillantes, hace las veces de Sagrario.

Este singular y único privilegio tiene más de 450 años, desde la fundación del Convento, por Doña Juana de Austria, hija de Carlos V, en 1559.

Con las paredes decoradas con tapices de Rubens de la colección conocida como El Triunfo de la Eucaristía, con jarrones del siglo XVIII, crucifijo y velones, el Señor recorre todo el claustro acompañado de músicas de Tomás Luis de Vitoria, compuestas expresamente para esta procesión, interpretadas por el magnífico coro de las monjas clarisas, que habitan el histórico monasterio.

Los Heraldos del Evangelio tuvieron el privilegio de poder portar la Imagen del Cristo Yacente y participar en esta procesión.