BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Lunes, 02 Enero 2012

Historia de la Navidad escenificada, en la Parroquia de San Juan y San Vicente, en Valencia

Como colofón de la gira de las representaciones musicales y teatrales de la Historia de la Navidad, de Henrich Schultz, los Heraldos del Evangelio realizaron la última presentación, de esta Navidad, en la Iglesia de San Juan y San Vicente, en la ciudad de Valencia.

En una de las mayores iglesias de Valencia, con un lleno total de público, se pudo asistir a esta maravilla de música y escenificación de la Historia de la Navidad. Todos los presentes se quedaron vivamente impresionados por la desenvoltura de los jóvenes actores y por las interpretación de las músicas, muy famosas, de este autor.

El Rvdo. D. Juan Moncho Giner, Párroco de esta iglesia, al inicio del acto, en nombre de la Parroquia y en el suyo propio, dirigió unas palabras a todos los presentes: “Cómo Párroco de la Iglesia de San Juan y San Vicente, quiero dar la bienvenida a los Heraldos del Evangelio, que desde hace ya unos años vienen a nuestra Parroquia para este pequeño concierto de Navidad. En esta ocasión es concierto y representación de la Historia de la Navidad. El momento es muy oportuno. El domingo leíamos un texto del Papa Benedicto XVI, y él decía que había que educar a los jóvenes en la verdad y en la justicia, en los valores humanos y cristianos, pero que no se nos olvide el valor más importate, que es anunciar la persona de Jesucristo y su Evangelio. Indudablemente en lo que vamos a ver y escuchar está muy presente la persona y el mensaje de Nuestro Señor. Así, agradecemos que los Heraldos elijan nuestra Parroquia para este pequeño concierto y mensaje de Navidad. A todos nos va a hacer mucho bien y aprovecho la ocasión para felicitar la Navidad y el año nuevo a todos los presentes. Que disfrutéis, que disfrutemos, de este concierto”.

Al final del acto, mientras el Coro interpretaba Villancicos populares, todos los presentes pudieron besar la imagen del Niño Jesús, al mismo tiempo que cantaban las músicas navideñas, con mucha alegría y entusiasmo, transformándose todos los presentes en un gran coro.