Imprimir esta página
Domingo, 29 Mayo 2011

Misión popular mariana en la Parroquia de Santiago, en Almería

Durante esta semana, la comunidad parroquial de Santiago Apóstol, de Almería, vivió la misión popular mariana, realizada por la Asociación Internacional de Fieles de Derecho Pontificio “Heraldos del Evangelio”.

La imagen peregrina fue recibida por el M.I. Sr. D. Francisco José Escámez Mañas, Párroco y Canónigo de la Catedral. El coro de los Heraldos del Evangelio animó la celebración.

Durante toda la misión, se duplicó la asistencia de los fieles a las Misas, aumentando también el número de confesiones. Vinieron personas de todas las partes de Almería para rezar ante la imagen de la Santísima Virgen.

El pasado viernes, sobre las 21 horas, después de asistir al solemne triduo en honor a la Virgen del Rosario de Fátima en la Parroquia de Santiago Apóstol, comenzó el cortejo procesional dentro de la misión evangelizadora que se ha llevado a cabo por parte de los Heraldos del Evangelio.

La procesión de alabanza con la imagen sagrada de la Virgen del Rosario de Fátima discurrió piadosamente por la feligresía. Algunas casas y viviendas estaban adornadas con la Enseña Nacional, mantones de manila y colchas, dando realce penitencial y reverencial a la procesión.

Precedía el cortejo, la cruz parroquial alzada flanqueada por dos faroles de la Cofradía de la Soledad, y cientos de fieles con velas encendidas iluminando el atardecer sobre las calles angostas del casco histórico acompañaron, con la majestuosa figura y mirada dulce del Sagrado Corazón de Jesús desde el Cerro de San Cristóbal, a la Santísima Virgen con la dirección espiritual del Muy Ilustre Sr. Don Francisco José Escámez Mañas, cura párroco, y acompañado por los miembros de la Asociación de los Heraldos del Evangelio, que se fueron desgranando uno a uno los Misterios del Santo Rosario, y el rezo por las intenciones del Santo Padre.

La clausura oficial de la Misión Mariana se realizó el domingo 29 de mayo, a las 20:00 hs. con una Santa Misa y la consagración de la parroquia al Inmaculado Corazón de María.