Imprimir esta página
Viernes, 13 Mayo 2011

Misa de Acción de Gracias por la Beatificación de S.S. Juan Pablo II, en la Catedral de Madrid

El Arzobispo de Madrid, D. Antonio María Rouco Varela, presidió en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena una solemne Misa de Acción de Gracias por la Beatificación de S.S. Juan Pablo II. Concelebraron con él, los Obispos auxiliares, los Vicarios Episcopales, así como una gran cantidad de sacerdotes diocesanos, religiosos y miembros de Sociedades de Vida Apostólica.

El Cardenal Rouco Varela expresó en su Homilía que: “cuando fue elegido Papa, la Iglesia atravesaba una situación compleja y crítica” en los tres últimos tercios del siglo XX y, sin embargo, “llegó con un dinamismo espiritual y pastoral sin precedentes”. “El Papa amó a Jesús desde el principio, sin vacilaciones, con valentía”. Y prueba de ello fue su mensaje: “Abrid las puertas a Cristo, no tengáis miedo”.

Asimismo, afirmó que “fue testigo incansable, uno de los Papas más misioneros de la Historia, próximo y cercano a los pueblos”. “Todos, prosiguió, tienen que agradecerle algo”. Según explicó, “fue un Papa cercano a los jóvenes, que centra su labor de Pastor de la Iglesia en la juventud. Ha marcado un hito en la historia de la Iglesia, en la historia de la evangelización del hombre”. A partir de él, sostuvo, no habrá futuro en la Iglesia sin ese “eje central”, que es la evangelización de los jóvenes.

A Juan Pablo II, patrono además de la JMJ Madrid 2011, le confió “los frutos y éxitos de la jornada”. Y concluyó pidiendo que “seamos todos de la Virgen para ser todos de Cristo”.

Los Heraldos del Evangelio participaron, junto con centenares de fieles madrileños, de esta Eucaristía que trajo a la memoria de todos los diversos viajes que el nuevo Beato hizo a España durante su pontificado.

(Fotos: Pedro Galán)