BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Domingo, 08 Mayo 2011

Tardes con María en Zaragoza

En la capital del Ebro, cooperadores terciarios de los Heraldos del Evangelio organizaron -con la participación del Presidente de la Asociación en España, Don Pedro Paulo de Figueiredo Oliveira, E.P.- los pasados días 7 y 8 de mayo, en las Parroquias de San Juan de la Cruz y de Nuestra Señora de la Almudena, un encuentro denominado "Tarde con María".

Los actos consistieron en la Coronación de la imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María de Fátima, Adoración Eucarística, Santo Rosario meditado, Santa Misa y besapiés de Nuestra Señora.

En sus homilías, el Rvdo. D. Pedro Paulo, habló del gran apóstol mariano San Luis María Grignion de Montfort y de su obra “El Tratado de la Verdadera Devoción”, invitando a todos los presentes a consagrarse a la Santísima Virgen.

En estos actos la coral Nuestra Señora del Pilar, que está siendo formada por terciarios de los Heraldos, acompañó a Nuestra Señora con sus cantos.

¿Quienes son los terciarios de los Heraldos del Evangelio? Son numerosas las personas que también sienten el llamado de la gracia para santificarse y actuar según la espiritualidad, el carisma y la misión de los Heraldos del Evangelio, pero cuyos deberes de estado impiden una dedicación completa, lo cual requiere otra forma de integración en la Asociación. Poco a poco, dentro de este movimiento eclesial, se les fue conociendo como Cooperadores, Apóstoles o Terciarios, constituyendo una sección especial que está inspirada en la organización de algunas órdenes religiosas.

Según los Estatutos de los Heraldos del Evangelio, los Cooperadores son aquellos que "aunque sintiéndose identificados con el espíritu de la Asociación, no pueden asumir plenamente los fines de la entidad, por sus compromisos clericales, su pertenencia a algún instituto de vida consagrada o sociedad de vida apostólica, o sus deberes matrimoniales o profesionales" (Estatutos, 9).

Al ser, por lo tanto, laicos casados o solteros que viven en el mundo, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seglares de vida consagrada o miembros de otras asociaciones o movimientos eclesiales, los Apóstoles de los Heraldos del Evangelio, además de observar los preceptos y deberes propios a su estado, se esfuerzan por vivir en conformidad con el carisma y la espiritualidad de la Asociación, dedicándole su tiempo libre y comprometiéndose a cumplir algunas Obligaciones.

(Fotos: Pedro Galán)