BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Lunes, 20 Diciembre 2010

Secretario General de la Conferencia Episcopal preside Eucaristía en el Tercer Monasterio de la Visitación, en Madrid

 

Mons. Juan Antonio Martínez Camino, S.J., obispo auxiliar de Madrid y Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, presidió en la capilla del Tercer Monasterio de la Visitación de Madrid la Eucaristía, con motivo de la clausura del año conmemorativo del cuarto centenario de la Orden, fundada por Santa Juana Francisca Frémyot de Chantal y por San Francisco de Sales.

La Misa fue concelebrada por varios sacerdotes diocesanos y otros pertenecientes a diversos institutos.

Don Juan Antonio señaló en su homilía el papel de la vida interior en el apostolado que la Iglesia desenvuelve en el mundo paganizado que vivimos hoy en día.

El coro de los Heraldos del Evangelio tuvo a su cargo la animación musical de la Eucaristía.

Posteriormente en el locutorio se vivieron momentos de sana alegría y elevada convivencia con la Comunidad.

La fundación de este Tercer Monasterio de la Visitación de Santa María, en Madrid, tiene su origen –según dejó escrito su fundadora, la Reverenda Madre Angélica Amada Olavarrieta Ibarrola– en un día del año 1891 en el que estando ella rezando en el coro del Primer Monasterio y "...en el momento de salir sentí como un movimiento muy suave de permanecer allí, próxima a la reja, donde una vez arrodillada, me dijo Nuestro Señor: "Solamente para Mí los hombres no son agradecidos ni tiene amor". Y yo, en respuesta de este divino lamento me sentí como obligada a decirle, deseosa de consolarle: "Te haré un monasterio, una Casa en la que seas amado de verdad". Esto es lo que Él deseaba y así me lo hizo ver. Desde ese día, sentí que se multiplicaban sus peticiones y, al mismo tiempo, me hacía ver los planes que Él tenía sobre esta nueva Fundación... Esta nueva Casa se haría con un declarado fin, el de reparar las ofensas de los pecadores y el relajamiento de las almas tibias...". A partir de este instante y al margen de los avatares por los que habría de atravesar la Fundación hasta ser completada, la Madre Angélica Amada no dejaría nunca de dedicar oraciones y sacrificios especiales para conseguir llevar a buen puerto su proyecto.

La orden fue fundada por San Francisco de Sales y Santa Juana Francisca de Chantal el 6 de junio de año 1610 en Annecy (Saboya).


Fotos :