BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Martes, 28 Enero 2003

Asistencia a los jóvenes necesitados en Río de Janeiro

 

En Río de Janeiro, el "Proyecto Sembrar" es una de las obras llevadas a cabo com empeño y cariño por los Heraldos del Evangelio.

Esa tan poblada y agitada ciudad, conocida en el mundo entero por sus bellezas naturales y riquezas culturales, también hoy es famosa por acelerada descomposición social, la violencia, el tráfico de drogas y por tantas otras infamias que llegan hasta la juventud necesitada, principalmente. Por esta razón, los Heraldos han querido empezar con una labor volcada de manera preferente hacia los adolescentes y jóvenes desfavorecidos, en situación de riesgo, proporcionándoles asistencia religiosa y cultural e integrándolos en la sociedad.

 





Vino al encuentro de sus planes el pedido de auxilio que recibían de los responsables por el "Proyecto Sembrar", a través de su directora, Amelia Ma. Noronha Pessoa de Queiroz.

El campo de acción de este osado proyecto, que alcanza a jóvenes con edades entre 13 y 17 años, está centrado en la región de Bangu, quizás la zona más violenta y peligrosa de la
ciudad, disputada por pandillas de traficantes.

Inicialmente, esta iniciativa estaba mantenida por la Casa del Pobre - Nuestra Señora de Copacabana, en la archidiócesis de Río de Janeiro. Pero en el 2002 su situación (tanto financiera como en lo referente a recursos humanos) llegó a un extremo que la hacía insostenible. Era la hora de los Heraldos que asumieron una alta responsabilidad en gran parte de la obra, a saber:

1.- Dar formación religiosa a los jóvenes, en coordinación con la parroquia correspondiente;

2.- Promover actividades culturales para los chicos;

3.- Cargar con dos tercios del presupuesto mensual, para lo cual realizan campañas de recogida de fondos;

4.- Encargarse de obtener donativos de alimentos para las comidas, que se ofrecen gratuitamente a los muchachos;

5.- Conseguir las cestas básicas para las fiestas navideñas, cuya donación ya han obtenido por parte de algunas empresas;

6.- Construir una capilla en la región donde se realiza el proyecto -que está situada entre dos grandes "favelas"-, de manera que constituya un punto de referencia para esos jóvenes y animarlos a la práctica de la religión. Para ello, también se ha puesto en marcha una campaña para la recaudación de fundos.

7.- Responsabilizarse por el transporte de los jóvenes matriculados en los cursos escolares del proyecto. Está en vista la adquisición de cuatro furgonetas para que sean más los jóvenes que se beneficien de este servicio.

Las instalaciones del Proyecto Sembrar cuenta 200 plazas, de las cuales cerca de cien ya están ocupadas. Algunos de los alumnos por ser huérfanos, residen en las propias
dependencias de Proyecto.

El Proyecto Sembrar, hoy en día, procura proporcionar a los muchachos:
- orientación para que puedan constituir una vida digna;
- escolarización de primera etapa;
- abrigo para los que no tienen hogar;
- desarrollo de actitudes positivas en relación al mundo del trabajo en el ejercicio de las actividades de electricidad, fotografía, corte y confección, transformación de alimentos, agricultura y avicultura, entre otras.

Uno de los premios más prestigiosos del Estado de Río de Janeiro, el Trofeo San Sebastián, concedido por la Asociación Cultural de la archidiócesis de esa ciudad, fue otorgado al Proyecto Sembrar, como la institución filantrópica de más relieve durante el año 2002.

El día 9 de diciembre, los Heraldos y algunos jóvenes del Proyecto estuvieron juntos en el palacio de Guanabara, para participar de un homenaje que se hiciera a la gobernadora del Estado de Río de Janeiro, Benedicta da Silva, momento de gran emoción para ella, interesándose enormemente por todos los detalles del Proyecto.

El día a día en el Proyecto

La jornada de actividades comienza con un "corrillo" formado por los jóvenes amparados por el proyecto, al que se suma también el equipo cordinador del mismo. Se hace un reflexión vivencial sobre asuntos de interés general, relativos a la formación y orientación del joven, donde se abordan temas sobre valores morales, espirituales o religiosos. Se
termina con una oración a propósito de lo tratado en ese momento.




Se sigue el desayuno y después las actividades pedagógicas, que abarcan desde clases de educación general e iniciación al trabajo, intermediadas por actividades de placer: juegos
de mesa, piscina, lectura, incluso paseos y visitas culturales a museos o teatros.

Todos los viernes hay una asamblea en la que los alumnos y el equipo del Proyecto, hacen un análisis asociado a una crítica constructiva de lo que pasó durante la semana, con el fin de proponer sugerencias que proporcionen mejores condiciones de atención a los jóvenes.