Imprimir esta página
Jueves, 13 Marzo 2003

En la fiesta de San Gabriel de la Dolorosa, en Italia


El párroco de la iglesia Corpus Christi, en las cercanías de Roma, -D. Albino Casati- nos pidió que
llevásemos la Virgen del Inmaculado Corazón de María a la ceremonia que tendría lugar con motivo de la
celebración de la fiesta de San Gabriel de la Dolorosa, cuya conversión fue consecuencia de un intercambio
de miradas con una imagen de la Madre de Dios.

En su homilía D. Albino invitaba a todos a seguir el ejemplo de San Juan acompañando a Nuestra Señora

toda su vida. Acto seguido hubo una procesión por las calles del mismo barrio de Massimina, donde se

encuentra dicho templo, con las imágenes de la Virgen y de San Gabriel de la Dolorosa.

Este santo, que llevó una vida muy mundada, se convirtió al fijar su mirada en una imagen de María.

Entró a la congregación de los pasionistas, fundada por San Pablo de la Cruz. Murió a los 24 años y fue

declarado patrón de la juventud italina.