BrasilEspañaCanadáColombiaArgentinaItaliaCosta-RicaPeru_1Guatemala_1ParaguayPortugal

 

Sábado, 07 Junio 2003

Multitudinaria Peregrinación en Pereira, Colombia


La Imagen cumplió una visita a esa ciudad de 7 días con motivo de los 50 años de la Diócesis.

Desde temprano, muchas personas se dirigieron al aeropuerto "Matecaña" para darle la bienvenida a María.

Miles de banderas eran agitadas por representantes de la Iglesia, movimientos religiosos, asociaciones católicas y centenares de jóvenes de colegios de la ciudad que gritaban vivas a la celestial Imagen.

Una caravana de automóviles encabezados por una máquina de bomberos donde fue colocada la imagen, arribó al Parque de las Banderas para dar inicio a la multitudinaria procesión que recorrería las céntricas calles de la ciudad.








Al llegar a la catedral de Nuestra Señora de la Pobreza, la Imagen Peregrina fue solemnemente ovacionada por miles de fervorosos pereiranos, quienes la aclamaron como la Reina de la ciudad.

Fue leído un decreto de la Alcaldía de la ciudad que declaraba la Sagrada Imagen como "Huesped Ilustre de Honor".

Todos los medios de comunicación cubrieron el evento en su totalidad.

En la noche, la Banda Sinfónica de Pereira y el estudio polifónico, ofrecieron un inolvidable concierto en homenaje a la Madre de Dios.






al día siguiente la alcaldesa de la ciudad, Martha Lucía Bedoya y todos los funcionarios recibieron en las instalaciones de la administración municipal a la Imagen Peregrina del Inmaculado Corazón de Fátima brindándole una calurosa bienvenida.



A continuación la Imagen fue trasladada para el Seminario Mayor donde se celebró una eucaristía para agradecer la presencia de tan especial visita a la Diócesis.

Por la noche la Diócesis organizó una gran concentración en el Estadio Hernán Ramírez Villegas, en donde Mons. Túlio Duque Gutierrez, Obispo de la Diócesis, coronó solemnemente la Peregrina y el gobernador a nombre de la Primera Dama del Dpto. Elsa Gladys Cifuentes condecoró la bellísima Imagen.

El acto tuvo una especial belleza y bendición, pues todos los asistentes, portando velas, elevaron plegarias por todas las madres de la ciudad en un estadio que se vió colmado por cerca de 15.000 asistentes.